El impacto de la crisis del coronavirus agudiza el retroceso de la exportación alicantina

alfonsocoex Sin categoría Leave a Comment

Las ventas de la provincia al exterior caen un 9,1% en el primer semestre, lastradas por el desplome del 26% del calzado y del 15% del juguete. Los sectores internacionalizados solo logran rebajar la caída al 5,2% en junio, al inicio de la desescalada

La sombra de la crisis del covid se está haciendo muy alargada para el comercio exterior alicantino. Y la incertidumbre que se cierne sobre la evolución del virus junto a la más que previsible contención que aún mantendrán los mercados en los próximos meses tienen muy preocupados a los sectores internacionalizados de la provincia. Las exportaciones en el primer semestre de estaño siguieron arrojando un balance negativo. De enero a junio, Alicante solo vendió al exterior productos por valor de 2.504,0 millones, que representan un 9,1% menos que en el mismo periodo del año anterior, según los datos publicados por el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) de Alicante y la Dirección Territorial de Comercio de la Generalitat Valenciana.

El retroceso es el menor de las tres provincias autonómicas, de la media de la Comunidad y de la estatal. Valencia perdió una cuota de mercado del 16,4%; Castellón, de un 12,0%; y la autonómica, de un 14,1%. Todas ellas, no obstante, son inferiores a la caída nacional, que se situó en el 15,8%. Pero este mejor posicionamiento de la provincia puede convertirse en un futuro en un espejismo, dado que en balance individual de junio, Alicante solo consiguió rebajar al 5,2% el fuerte retroceso de su comercio exterior, un periodo en el que ya se habían iniciado las fases de la desescalada. Además, el recorte de las exportaciones está marcado de forma muy destacada por los desplome de las ventas del calzado, que en el primer semestre bajaron un 26,6%, y del juguete, que lo hicieron en un 15,3%.

China e Italia
Ambos son dos sectores manufactureros claves de la industria provincial y fueron los primeros en verse castigados por la aparición del coronavirus en el mundo. Primero en China y, después, en Italia, países con los que, especialmente la actividad zapatera y la industria auxiliar del calzado, mantienen una importante relación de ida y vuelta, tanto a nivel de envíos de materias primas como de producto acabado. Y paralelamente, la crisis del coronavirus rompió temporalmente con la exportación de pieles para otros artículos manufacturados, ya que descendió un 33%. Tampoco ayudaron a mejorar el balance semestral los nuevos acusados descensos de la industria marmolera. En el caso del producto elaborado, la caída fue del 27,9% y en el del mármol en bruto se situó en el 23%.

Esta emblemática actividad del Medio Vinalopó no consigue remontar la grave crisis que inició hace ya casi cuatro años, al descender drásticamente la compra de productos por parte de China y, a continuación, bajar los pedidos de los países árabes, una zona que vivía entonces momentos de gran inestabilidad.

Sector hortofrutícola al alza

Únicamente fueron positivos los resultados del sector hortofrutícola provincial, que en el primer semestre experimentó crecimientos de entre el 7,7% (legumbres y hortalizas) hasta el 9,9% (frutas y frutos secos). Al menos, el retroceso de las ventas al exterior no tuvo réplica con un aumento de las importaciones. Al contrario, entre los meses de enero a junio,  Alicante compró productos al exterior por valor de 1.918,3 millones, lo que representa un bajón del 16,87% con respecto al mismo periodo del año anterior, por lo que el saldo aún es favorable para la provincia. Esta evolución de las importaciones solo es un indicador más de que la crisis del covid-19 está afectando a todos los países y contrayendo la demanda de los consumidores internacionales.

Los dos principales clientes de Alicante, como Francia y Alemania, ofrecen unos resultados diferentes en el primer semestre, el país vecino redujo sus compras a Alicante en un 5,7%, mientras que el de Angela Merkel las aumentó hasta un 7,9%. Una subida que se explica porque el mercado germano es uno de los principales destinos de las frutas y hortalizas provinciales. La consideración de esta actividad como esencial durante el confinamiento reforzó la productividad de este sector, que ha tenido que abastecer de alimentos a la población. Por contra, los envíos a China siguen bajando. Y hasta junio lo hicieron en un 43%. Por su parte, Estados Unidos redujo sus compras alicantinas un 23,5%.

Esta es una caída, muy probablemente, sustentada en el aumento de aranceles impuesto por Donald Trump en octubre pasado a algunos productos agroalimentarios europeos, además del vino. Y en el caso de Reino Unido, además de retraerse la demanda por la pandemia, este mercado arrastra desde el inicio del proceso del Brexit un continuado descenso en sus compras al conjunto de la provincia. Hasta el mes de junio pasado, los británicos compraron un 13,2% menos de productos que llevaban el sello de empresas de la provincia. Y la lejana Australia, sin embargo, incrementó un 9,3% la demanda de artículos procedentes de Alicante.

 

elmundo.es «El impacto de la crisis del coronavirus agudiza el retroceso de la exportación alicantina» (22/08/2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.