La Unión Europea urge al Reino Unido a que ponga un precio al Brexit

alfonsocoex Noticias Leave a Comment

La Unión Europea ha urgido al Gobierno británico a que ponga sobre la mesa de negociaciones la cifra que estaría dispuesto a pagar por el «divorcio» con Bruselas. La ‘factura’ del Brexit se interpuso en la segunda ronda de conversaciones, a la que los negociadores comunitarios llegaron con las cuentas claras, frente a la resistencia contumaz de los británicos a pillarse los dedos con un número que puede resultar fatídico.

«La clarificación de la posición de Reino Unido es necesaria para poder avanzar», insistió el negociador-jefe de la UE, Michel Barnier, que recalcó la necesidad de que los británicos especifiquen «la naturaleza de sus compromisos» antes de sentarse en debatir en la próxima ronda prevista para el mes de agosto (no hay vacaciones para el Brexit).

Barnier se sacó de la chistera una cita del propio Churchill -«El precio de la grandeza es la responsabilidad»- para recordar al ministro del Brexit, David Davis, que la salida de la UE tiene efectivamente un precio, aún por determinar. Aunque el negociador-jefe de la UE ha evitado a toda costa poner una cifra redonda sobre la mesa, varios medios británicos han revelado que las estimaciones de la UE de las «obligaciones financieras» del Reino Unido rondarían los 75.000 millones de euros.

Según fuentes comunitarias, el intercambio entre las dos delegaciones sobre el «ordenamiento financiero» fue particularmente corto. Mientras los negociadores de la UE llegaron con sus deberes hechos y presentaron su análisis jurídico, el equipo dirigido por David Davis (que abandonó Bruselas al cabo de una hora y solo volvió para la media jornada final) no estaba en posición de hacer lo mismo.

«¿Cómo voy a trabajar si Reino Unido no reconoce su obligaciones?», llegó a espetar Barnier, visiblemente molesto. El negociador-jefe de la UE reconoció que siguen existiendo por otra parte «diferencias fundamentales» en el otro clavo ardiendo de las conversaciones: los derechos de los inmigrantes de la UE y de los expatriados británicos.

«Llegar a una solución va a requerir flexibilidad por ambos lados», declaró por su parte David Davis en la conferencia de prensa en Bruselas. El ministro del Brexit calificó las conversaciones como «robustas y constructivas», aunque reconoció que queda mucho «por hablar y por trabajar» antes de resolver las diferencia entre los dos equipos negociadores.

Fuentes de la delegación británica aseguraron que el capítulo de los derechos de los inmigrantes y los expatriados hay ya «una coincidencia en el 50% de las propuestas». «Avanzamos en la misma dirección», reconoció por su parte Barnier, que recalcó sin embargo que la UE exige una mayor protección de los derechos sociales y reclama que el Tribunal de Justicia de la Unión ampare a los ciudadanos europeos en el Reino Unido.

David Davis ha repetido de nuevo el mantra del Gobierno de May, que su oferta sobre los derechos de británicos y europeos -insuficiente a juicio de los Estados miembros y el propio Barnier- es «justa y seria».

El controvertido punto de la inmigración

A este puto de las negociaciones, y salvo que alguna de los dos delegaciones mueva pieza, los británicos que residen en un país de la UE podrían perder el derecho a conservar su estatus en cualquier otro país comunitario. La UE ha recalcado que no harán un oferta de reciprocidad a menos que el Reino Unido garantice que los ciudadanos europeos pueda mantener su estatus si deciden regresar temporalmente a su país de origen (actualmente, una ausencia de más de dos años del Reino Unido equivaldría en el futuro a perder los derechos adquiridos como ciudadano «establecido»).

El tercer punto de litigio, en el que tampoco se han producido sustanciales avances, sigue siendo la cuestión irlandesa. El objetivo compartido es mantener la máxima cooperación entre Irlanda e Irlanda del Norte, cuyas relaciones económicas y sociales representan un reto para la negociación del Brexit. El segundo es asegurar el respeto al acuerdo de paz del Viernes Santo y evitar la vuelta a la frontera «dura». A debate también está el futuro de la actual «Common Travel Area» entre entre Reino Unido e Irlanda (ambos fuera de Schengen). David Davis aseguró que los británicos están comprometidos y cumplirán con sus obligaciones para solucionar la cuestión irlandesa en la próxima ronda negociadora.

«El reloj corre», lo ha recordado David Davis y lo ha confirmado, con un tono más de reproche que de aprobación, Barnier. El francés se ha mostrado notablemente molesto ante la inconsistencia de la posición de Reino Unido. Davis, mucho más sereno, a pesar de la incertidumbre, es positivo y no contempla un posible fracaso en las negociaciones: «Nadie espera un acuerdo de castigo. Michel y yo estamos trabajando para que sea un buen acuerdo».

El objetivo de la primera ronda de negociaciones el pasado mes de junio era establecer la organización de las mismas, el de la segunda, analizar aclarar y analizar las similitudes y las diferencias entre las posiciones de ambas partes. Y a juzgar por el resultado, parece que las desavenencias siguen siendo aún más importantes que los puntos comunes en este divorcio a escala europea.

El Reino Unido sigue entre tanto atrapado en su laberinto, con la popularidad de Theresa May alcanzando un nuevo mínimo: el 59% de los británicos se confiesan insatisfechos con su liderazgo, frente al 34% que aprueban su labor. La ‘premier’ anunció que se tomará unas vacaciones en los Alpes suizos para tomar fuerzas para las segunda mitad del año. El Parlamento colgó entre tanto el «cerrado por vacaciones» con el gran reto en el horizonte de septiembre: la Ley de Derogación de poderes de la UE, denunciada por la oposición como un «golpe de poder» del Gobierno May, que se enfrenta a un otoño «caliente» por cuenta del Brexit.

 

“La Unión Europea urge al Reino Unido a que ponga un precio al Brexit” elmundo.es 21 de julio de 2017.www.elmundo.es/internacional/2017/07/21/5970f40be5fdeab85c8b45a3.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.